Cómo ser emigrantes españoles y viajeros

El mundo por bandera y las ganas de conocer es lo que nos hace mantenernos vivos cada día. Somos Robert y Ely y como muchos otros, no concebimos la vida sin ver de puertas para fuera y experimentar todo lo que nos rodea.

Nos consideramos viajeros todoterreno y nos adaptamos a lo que haga falta en el momento y lugar donde estemos. Pensamos que viajar es la mejor universidad y sin duda, esta nos ha cambiado nuestra forma de pensar a lo largo de todos estos años. No hay nada que te abra más la mente que disfrutar de la libertad conociendo nuevos lugares y culturas.

crisis_dnomadclub7crisis_dnomadclub8

Nos sentimos como pez en el agua en las ciudades caóticas y grandes así como adentrándonos en la selva o yendo de safari en busca de animales salvajes. Los grandes paisajes y entornos naturales son una constante en nuestros viajes así como la práctica del buceo, otra de nuestras grandes aficiones. Nacer al lado del Mediterráneo influye mucho y a pesar de que actualmente vivamos rodeados de montañas, el mar nos gusta tenerlo más bien cerca.

crisis_dnomadclub6

Somos de la generación de pasar las vacaciones en el pueblo, con interminables trayectos en coche en pleno verano por las carreteras españolas. El viajar era para los ricos y montar en avión una utopía que no experimentaríamos hasta la adolescencia. Y, ¿de dónde salen las ganas de viajar entonces?

Pues a pesar de que nuestros padres no nos llevasen a cruzar el charco o de viaje a miles de kilómetros de casa, desde pequeñitos bien nos inculcaron las ganas de conocer y disfrutar de la naturaleza en nuestro hermoso país. Más tarde dimos el salto a diversos lugares de Europa, visitamos el Caribe e incluso hicimos un safari por África en familia, uno de los detonantes de nuestra pasión viajera.

crisis_dnomadclub5crisis_dnomadclub4

Con los años hemos seguido el mensaje políticamente correcto de esta sociedad: estudiar, ir a la universidad a la vez que trabajas para sacarte unas perrillas… Por supuesto, nada más lejos de la realidad, esto no nos dio unos “super sueldos” ni una vida de película, pero siendo simples curritos, pudimos ahorrar para seguir conociendo Asia, África o algunos lugares de América aprovechando cualquier mínima oportunidad para volar.

crisis_dnomadclubcrisis_dnomadclub1

Sin comerlo ni beberlo la maldita crisis nos pegó un buen collejón hurgando en la herida de la sanidad (mundo al que nos dedicamos profesionalmente) y tuvimos que buscarnos las castañas donde pudimos. Como tantos otros jóvenes (y no tan jóvenes) de nuestra generación emigramos para buscar un futuro mejor.  Nos tocó Francia, los vecinos de al lado, donde hay bastantes oportunidades laborales y aquí seguimos, ya van cuatro años…

Entre “boulangeries”, “fromage”, lluvias y caras avinagradas pillamos aún con más ganas si cabe nuestras preciadas vacaciones. A pesar de estar “al lado”, la verdad es que a veces nos sentimos mucho más lejos en el país galo que cuando hemos conversado con brasileños o australianos en la otra punta del mundo. Pero bueno, no nos podemos quejar ya que otros compatriotas han tenido que irse a muchos más kilómetros de distancia.

crisis_dnomadclub3 crisis_dnomadclub2

Próximamente se anuncian cambios y si todo va bien nos acercaremos un poquito a casa para sentir de nuevo la brisa del mar. Nuevos proyectos, nuevo trabajo y quién sabe si más libertad para viajar. Esperamos que se abra una nueva etapa tanto en nuestra vida como para el blog, que poco a poco vamos alimentando con nuestras experiencias.

Con arena en la mochila

Únete a la comunidad de nómadas digitales de DNomad.Club