Cómo ser trabajador remoto

Hola! Mi nombre es Mariano, y soy un trabajador remoto: trabajo para una empresa basada en el Reino Unido desde mi home office en Tarifa. Os voy a contar cómo es este estilo de trabajo, que tiene algunas de las ventajas del trabajo indefinido, y algunas de las ventajas del nómada digital.

remoto_dnomadclub1

Mi trabajo remoto

Tengo la suerte de trabajar para NewVoiceMedia, una startup británica con una cultura muy interesante. Soy desarrollador y trabajo en un equipo con otros 2 desarrolladores y un tester, y creamos prestaciones para el producto de nuestra empresa.

En contra de lo que se suele imaginar, en mi trabajo hay mucha comunicación y mucho trabajo en equipo. Mi día empieza con una reunión de equipo de 15 minutos en la que revisamos el trabajo que hemos hecho el dia anterior y planificamos el trabajo del día en curso. A menudo, programamos en parejas para mejorar el diseño y la calidad del código que generamos.

Además, a lo largo de la semana tenemos varias reuniones, en las que tomamos decisiones técnicas del producto o demostramos las prestaciones que hemos creado frente al resto de la empresa. Todo esto quiere decir que mi trabajo me da libertad en cuanto a mi ubicación geográfica, pero sigo vinculado al horario de mi empresa. En general, tengo que estar disponible de 9:30 a 16:30 en horario inglés, con lo que de momento, prefiero quedarme en Europa.

Otro de los beneficios de este trabajo es el aspecto financiero: siendo empleado por cuenta ajena, tengo un salario fijo, una contribución a una pensión privada y otros beneficios de empresa. Todo ello, sin tener que invertir horas en diseñar y poner en marcha un negocio propio. Es un tipo de trabajo muy atractivo para los que no tenemos perfil emprendedor (todavía!).

Muchos hemos visto el vídeo que ha publicado Esmeralda sobre la rutina de un nómada digital. Con la excepción del horario, la mayoría de lo que presenta se aplica a mi vida: puedo elegir donde vivo, tengo tiempo para “cocinar para mí mismo”, “desarrollar mis aficiones” y “cuidar cuerpo y mente”. Es increíble la cantidad de tiempo (y dinero!) que te ahorras cuando no tienes que desplazarte al trabajo!

Cómo he llegado aquí

Mi empresa esta basada en Basingstoke, una ciudad pequeña a 45 minutos de Londres. La cantidad de personal técnico cualificado en esa zona no es muy grande: mucha gente se va a trabajar a Londres, donde hay más oferta y donde los salarios son más altos. Por eso, la dirección de la empresa se dio cuenta rápido de que tenían que ofrecer la posibilidad de trabajar remotamente a sus empleados para poder acceder a más personal cualificado.

Por ejemplo: tenemos empleados trabajando en Birmingham (a 4h de distancia en tren) o en Cornualles (a 5h en coche). Estos empleados trabajan regularmente desde su casa, de una manera muy parecida a la mía.

En mi caso, yo fui el primero que le preguntó a la empresa si podía hacer lo mismo desde el extranjero. Empezamos con un experimento de 3 meses, durante el cual trabajé desde el sur de España (Tarifa), y dado que el resultado fue positivo, mi equipo me permite continuar con este estilo de trabajo de forma indefinida.

remoto_dnomadclub2

Desafíos

Debo confesar que llegar hasta aquí no fue fácil. No puedo decir que tuviese un plan maestro para conseguirlo. Más bien fue cuestión de aprovechar las oportunidades que se me presentaron.

  • Soltar amarras: dejar la ciudad donde viví durante 30 años (Barcelona), dejar mi piso y dejar a los amigos no fue fácil. Una vez superados esos miedos, se abrieron muchas posibilidades.
  • Ponerme al día en cuanto a mi profesión: 10 años después de haber terminado la carrera me tocó estudiar duro para actualizarme en cuanto a tecnologías. Es muy importante tener un currículum atractivo para que una empresa te quiera contratar como trabajador remoto.
  • Aprender otra cultura: los ingleses tienen otra forma de relacionarse en el trabajo (cosa que me encanta!). Hay mucho diálogo y tienes que aprender a aceptar otras ideas o a defender tu propia opinión de una forma razonada y razonable.
  • Aprender a aceptar críticas: habrá momentos en los cuales tus managers te harán críticas constructivas. Es muy importante aceptarlas y cambiar tu comportamiento profesional para mejorar el trabajo en equipo.
  • Aprender a negociar: en última instancia, trabajar desde el extranjero fue una negociación que llevé a cabo con la empresa. Lo importante en mi caso fue transmitirles la seguridad de que el trabajo iba a salir estuviese donde estuviese.

¡Me gusta! ¿Que puedo hacer para conseguir un trabajo así?

No os puedo dar una fórmula que lo garantice, pero os puedo dar algunas ideas:

  • Hay más oportunidades en el mundo de habla inglesa que en España. Hablar inglés fluido y expresarte bien por escrito es esencial.
  • Tienes que sentirte cómodo con tecnologías de colaboración remota (reuniones virtuales, salas de chats, compartición de documentos y por supuesto correo electrónico). Sin olvidar esa gran tecnología llamada teléfono.
  • Cuando trabajas remotamente tú eres tu propio servicio técnico de primera línea. Tienes que estar preparado para salir zumbando a comprar un nuevo ratón o unos nuevos auriculares si se te estropea tu material.
  • Hay que dejar la “zona de confort”: vende tus cosas o pónlas en un storage, deja el alquiler de tu piso (o alquila tu piso en propiedad, si tienes la suerte de tener uno) y estarás en condiciones de mudarte a otro país o viajar sin cargas financieras.
  • El trabajo es lo primero: si consigues tu primera oportunidad de trabajo remoto, y te encuentras trabajando desde casa, tienes que estar muy motivado para rendir bien. A menudo veo desde mi ventana a los kitesurfers con sus cometas en la playa. El viento y las olas me llaman, pero cumplir con mis objetivos (y que mis compañeros lo vean!) es mi prioridad.

¿Cuál es el siguiente paso?

Debo confesar que cuando veo la libertad que tienen los nómadas digitales emprendedores o freelancers (más libertad de horarios, etc.), siento una sana envidia. De momento estoy muy contento con mi trabajo porque me ofrece unas condiciones interesantes y posibilidades de crecimiento. Sin embargo, si pienso en unos años vista, me gustaría probar algo de lo siguiente:

  • Probar más destinos: Me he convertido en trabajador remoto en Abril de este año, y de momento he trabajado desde Tarifa y Barcelona. Me gustaría pasar una temporada en otras ciudades de Europa, visitando amigos que hace tiempo que no veo.
  • Hacerme freelance: los contractors en Inglaterra tienen muy buenas condiciones y más flexibilidad para viajar. Algunos pueden permitirse trabajar 8 meses al año y dedicar los otros 4 a proyectos personales.
  • Conseguir “ingresos pasivos: el Nirvana de todo nómada digital. Una web con un negocio que consiga ingresos con poco trabajo.
  • A más largo plazo, empezar mi propio negocio. Lo que más me atrae de los emprendedores es que dedica todo el día perseguir sus propios proyectos, cosa que los empleados por cuenta ajena no podemos hacer.

Conclusión

Para terminar, sólo quería mencionar que cada vez es más fácil ser un nómada digital. Casi todos nuestros trabajos están digitalizados en mayor o menor medida. Si digitalizamos la comunicación de forma eficaz, podemos trabajar desde casa (o desde un café!) como si estuviésemos en la oficina.

¡Ánimo y buena suerte!

Mariano Korman

Únete a la comunidad de nómadas digitales de DNomad.Club