De la hostelería a exitosos viajeros

Se me ocurrió pensar que armar la mochila para salir a explorar el mundo tiene similitudes con la magia. Todos los viajeros somos magos y todas las mochilas son chisteras (galera). Es en el mago y en la chistera (galera) donde residen todos los trucos, aquellos que ante los ojos de los que no se animan o no les gusta viajar parecen increíbles e imposibles. La verdad es que nada es tan fantástico, el mago viajero es movido por una curiosidad interna más fuerte que él y utiliza todo lo que está a su alcance para poder crear la magia que es el viajar.

exitosos_dnomadclub6

En Octubre de 2013 Federico y yo, Melina, éramos ciudadanos de la cotideaneidad, viviendo en nuestro mundo rutinario del trabajo, el estudio y las obligaciones sociales. Un día, de manera completamente autodidacta, ayudados por blogs de viajes como fuente de inspiración, descubrimos algunos trucos y vimos que viajar era posible, tan posible que no podíamos entender cómo se nos había escapado de las manos durante tanto tiempo. El primer paso para viajar consiste en la determinación, en lograr lo que uno se propone y orientar cada acción hacia nuestra partida. Nosotros siempre trabajamos en hotelería, profesión que nos invita a tratar con viajeros en el día a día, y que siempre nos permitió ahorrar lo suficiente como para seguir viajando.

 

Cada viajero tiene su hoja de ruta, y la nuestra la marcaron las visas working holiday, aquellos permisos temporarios en los cuales uno/a puede tener la maravillosa experiencia de tener una vida normal del otro lado del planeta. Con nuestros ahorros compramos un pasaje de ida a Australia en Julio de 2014 y llevamos dinero suficiente para mantenernos un mes en el destino elegido, lo que no fue necesario ya que conseguimos trabajo a los pocos días de haber llegado. No fue suerte, sino planificación en cuanto a encontrar un destino que no fuera común, que no contara con un mercado laboral tan competitivo. Fue así como nos encontramos viviendo dos meses en Perth, la capital de Australia Occidental. Para el verano conseguimos trabajo en una isla paradisíaca frente a esta ciudad, llamada Rottnest.

exitosos_dnomadclub2

Trabajando como camarero y recepcionista vivimos una de las mejores experiencias desde que salimos de casa, vivir en una isla fue algo distinto y único en nuestras vidas, lejos de los autos, los ruidos de la ciudad y conectados con la naturaleza. Aprendimos a vivir sin el consumismo (no había negocios, por lo tanto no había dónde gastar el dinero) y valorar mucho más las actividades al aire libre. Cuatro meses más tarde conseguimos nuestro tercer trabajo en Australia, esta vez en la isla de Tasmania, en un parque nacional llamado Cradle Mountain donde, con un paisaje completamente distinto, vivimos de una manera similar a la de Rottnest: sin preocupaciones, concentrándonos en explorar y conocer la zona lo más posible.

 

Australia es un país con una moneda fuerte, por eso nos fue posible ahorrar dinero para viajar 6 meses sin trabajar, pero a la vez es un lugar costoso para moverse por lo que tuvimos que usar algunos trucos exitosos para poder explorar más este país tan extenso.

exitosos_dnomadclub

Helpx es una plataforma online al estilo Woofing, pero mucho más económica. Por aproximadamente $20 dólares se obtiene la membresía de dos años que permite contactar establecimientos libremente en varios países.

Freevoluntereer workabroad, este sitio también nos ayudó mucho, así contactamos una granja orgánica, Bellbunya, donde trabajamos durante dos semanas a cambio de alojamiento y comida. Los mismos miembros de la comunidad nos llevaron a conocer distintos atractivos totalmente gratis.

Couchsurfing: esta red de hospitalidad consiste en contactar locales para que ofrezcan su sillón o colchón para que pases la noche gratis en sus casas. Todas las experiencias que tuvimos fueron excelentes porque nos permitió adentrarnos en la vida cotidiana de los locales, que es lo que más nos interesa a la hora de viajar.

– Dormir en hostels, cocinar nuestra propia comida, disfrutar de las actividades gratis. Australia puede parecer un monstruo al bolsillo mochilero, pero puedo asegurarles que existen muchas maneras de abaratar costos sin perdernos de nada.

exitosos_dnomadclub4

Nuestra siguiente gran etapa fue el Sudeste Asiático, aquel universo paralelo en el que nada parece funcionar como lo conocemos. A eso le llamamos salir de la zona de confort: encontrarnos sumergidos en lo distinto, sin siquiera hablar el idioma o tener una mínima idea de qué comer. Recorrimos Indonesia, Singapur, Malasia, Tailandia, Camboya, Laos y Vietnam. Viajamos sin apuros, con un boceto trazado del camino pero que nos permitió hacer modificaciones a medida que avanzábamos.

 

En Indonesia vimos el amanecer desde un parque nacional con un volcán activo, en Singapur festejamos los 50 años del país comiendo platos típicos con amigos locales que contactamos en couchsurfing, en Malasia fuimos invitados a comer infinidad de platos tradicionales ya que los locales están muy orgullosos de la fama que tiene su comida, en Tailandia pasamos días enteros tirados en la playa, en Camboya dimos clases de español en un templo budista a camboyanos interesados en nuestro idioma, en Vietnam dormimos en el piso de la casa de Thao, amigo y couchsurfer vietnamita que nos presentó a todos sus amigos y nos alimentó y paseó en moto durante todo momento en Ho Chi Minh, finalmente en Laos fuimos saludados con un cálido “Sabaidee” por todos los locales de la zona, dado que decidimos recorrer las zonas menos turísticas del país, llegando a ser los únicos extranjeros en pueblos de calles de tierra casi sin conexión con otros lugares.

exitosos_dnomadclub5

En lo personal creemos que Asia se disfruta más al estilo local:

Comiendo en mercados callejeros (donde los platos cuestan entre 1 y 2 dólares)

Tomando transporte local, generalmente buses sin aire acondicionado. Viajar en avión hace que nos perdamos del paisaje y de la dimensión del espacio que recorremos.

– Alojándose con locales, quienes están más que contentos de recibirte: para ellos también es interesante tu cultura, el viajero es su forma de conectarse con el exterior.

Caminando los destinos, visitando atracciones verdaderamente tradicionales y no espectáculos montados para el turista. La Lonely Planet es una buena guía pero no hay que seguirla estrictamente.

exitosos_dnomadclub3

Actualmente vivimos y trabajamos en Nueva Zelanda, donde nuestros trabajos en hospitalidad vuelven a abrirnos muchas puertas: residimos en una de las zonas más turísticas del país, Queenstown, y podemos acceder a todas las actividades gratis porque nos encargamos luego de vender los productos. Hace un mes que empezamos y ya aprendimos maorí básico, escuchamos la historia del país, recorrimos los alrededores y hasta saltamos de una montaña al estilo bungy jumping, siguiendo la tradición de Queenstown como lugar de deportes extremos. Viajamos y trabajamos como lo haríamos en cualquier parte del mundo pero sin contratos, sin cadenas a la oficina, con una única regla: cuando sentimos que el lugar no tiene nada más que ofrecernos desaparecemos de nuestro propio show, exactamente como lo harían los magos.

exitosos_dnomadclub1

“La vida es un viaje, acompáñanos en el nuestro”

Melina Rubio
Destinados a Viajar

Únete a la comunidad de nómadas digitales de DNomad.Club