Deja de buscar

No busques aguas turquesas ni pierdas la cabeza por arenas blancas ni cocoteros anunciando selvas vírgenes. No busques coronar ochomiles ni bucear en arrecifes de coral. Olvídate de viajar a otros continentes porque el paraíso que buscas puede estar más cerca de lo que piensas.

La vida nos enseña que el más bello de los lugares puede ser el mayor de los infiernos y el entorno más horrendo convertirse en algo idílico.

deja de buscar

Y para eso tú tienes en tu mente la brocha y la paleta de colores que dibujará esa realidad. Tuve la fortuna de poder vivir en el que hasta hoy ha sido el entorno más hostil en el que he podido vivir. Vivir en una gran ciudad China supone respirar su aire contaminado, oler sus aguas fecales, convivir con su ruido constante y maquillar el verde de los campos por un gris de asfalto perpetuo. Y fue allí donde me convertí en el ser más feliz sobre la faz de la tierra, cada día que tenía la oportunidad de ver las caras de sus gentes, sus sonrisas, aprender su idioma, practicar sus artes marciales. No había cascadas, lagunas azules ni colinas verdes, pero era feliz.

Está claro, tras vivir esa experiencia, que vivir en un entorno natural haría mi existencia más espiritual y la vida sería más fácil. Pero también me enseño que la belleza se encuentra en cada una de las flores del camino que lleva al trabajo, en ese sendero lleno de barro que recorro cada día, en mirar a las gentes con las que coincido en el paso de cebra cada mañana. Y así aprendí que la felicidad y la belleza está en cada momento vivido al 100%, porque no hay nada más bello que vivir cada día sabiendo que se está vivo.

deja de buscar

Deja de buscar paraísos perdidos y vuelve tu mirada a la colina que ves desde tu ventana. ¿Cuántas veces la has caminado en plena presencia y consciente de lo que estás haciendo? ¿De qué color son las flores que hay camino del trabajo? ¿Cuántos árboles hay en el parque junto a tu casa? La próxima vez que camines por tu barrio y escuches el canto de un pájaro, quizás es el momento de que pares a escuchar, porque ese pájaro te está diciendo que estás en el paraíso.

Roberto D. Jr
NOWMada

Únete a la comunidad de nómadas digitales de DNomad.Club