Por qué decidí ser una nómada ?

A veces me pregunto por qué he escogido el camino difícil. El camino de la inestabilidad económica y laboral, de estar lejos de casa, de echar de menos a mi familia y amigos y de tener que adaptarme a una nueva cultura y nuevas reglas cada tres meses.

nómada_dnomadclub4

Ser la única persona de mi familia y amigos que un buen día decidió hacer la mochila y viajar sin fecha de regreso no fue fácil. Luego volví y me marché; volví otra vez y me fui otra vez más. Y así he pasado tres años de mi vida entre idas y venidas y preguntas inquietas sobre por qué hago esto.

Puede que sea porque vivir una vida sedentaria aún me parece más difícil. No se me da bien trabajar ocho horas en un despacho y saber cómo va a ser mi vida todos los días del año hasta la jubilación. Reconozco que a veces envidio la seguridad aparente de una vida estable, pero ya lo he intentado y sé que esa vida no me hace feliz.

Algunos dicen que el nomadismo lo llevamos en los genes. Los escritores de viajes Bruce Chatwin y Robyn Davidson han intentado explicar los desasosiegos actuales de la humanidad basándose en la nostalgia de una vida nómada. ¿Será que el corazón sigue las órdenes de los genes? ¿Será que estos hablan más fuerte que el sentido común?

nómada_dnomadclub3

A veces me pregunto por qué sigo ese impulso que me lleva a ganarme el apodo de culo inquieto y estas son algunas respuestas que se me ocurren:

Soy nómada porque quiero vivir miles de vidas en una sola

Si alguna vez escribiera una biografía, estoy segura que los lectores se saltarían los primeros capítulos de mi vida. El libro comenzaría a ponerse interesante a partir del capítulo en el que la protagonista decide hacer la mochila y no volver a casa hasta que le apetezca.

Hay muchas experiencias que no habría vivido si me hubiese quedado en casa y darme cuenta de ello hizo que la vuelta a casa nunca fuera completa. Volver siempre ha sido una parada en el camino para reponer fuerzas y recordar las raíces. Siempre me vuelvo a marchar.

nómada_dnomadclub

Soy nómada porque me angustia la rutina

Cuando comencé a trabajar me pregunté si era normal sentirse aburrida y angustiada hasta que llegara el fin de semana. Si esa forma de sentirse era parte de la vida. Si mis padres y amigos se sentían así desde que comenzaron su rutina laboral.

Un día dejé de preguntármelo y decidí comprobar cómo se sentiría una en el lado opuesto de la vida. Hice la maleta y me marché, y aprendí que la angustia y el aburrimiento sí que forman parte de la vida, pero no durante cuarenta horas a la semana y desde los dieciséis hasta los sesenta y cinco años.

Una vida nómada al fin y al cabo es una vida. Ni mejor ni peor que cualquier otra. Pero si esa vida te hace feliz, el aburrimiento y la angustia son males esporádicos que se hacen más fáciles de sobrellevar.

nómada_dnomadclub2

Soy nómada porque quiero conocer mis límites

Somos poliédricos y si vivimos siempre aposentados en una sola posición, no reconoceremos nunca en el espejo nuestras otras caras.

Si no sales nunca de tu rutina, no sabrás nunca de qué eres capaz. Hacer lo mismo cada día durante todos los días de tu vida solo te permite conocer una pequeñísima parte de ti mismo. Hacer cosas diferentes cada día, cambiar de lugar y aprender nuevas formas de ver el mundo a través de los ojos de otras culturas te permite conocer tus límites o, mejor aún, decidir dónde quieres poner esos límites.

Quizás las respuestas que he encontrado no tranquilizan del todo al sentido común – que todavía cree en las bondades de una vida estable, pero sí que funcionan como píldoras para reforzar la seguridad de que estoy escogiendo el camino correcto o por lo menos el camino que me hace feliz.

nómada_dnomadclub1
¿Quieres leer más sobre está nómada?
Síguela en su Blog y Redes Sociales (Facebook, Twitter, Instagram)

Irene García

Únete a la comunidad de nómadas digitales de DNomad.Club