4 lecciones que aprendimos viviendo 6 meses en una favela en Brasil

Algunos pensarán que estaba loca, otros que no valoraba mi vida, que mi familia no me quiere o yo no los quiero a ellos… y unos pocos imaginarán que somos dos aventureros que no saben lo que hacen ni dónde se están metiendo. Nada más lejos de la realidad. Es muy difícil salir de los moldes y, más aún, olvidar las convenciones que ya tenemos integradas en nuestro pensamiento. Pero hay un momento en la vida de toda persona en el que paras y te dices: ya está bien de seguir a la multitud solo por inercia, ya es hora de seguir esos instintos que siempre te muestran aquello que es parte de ti.

¿No te pasa también?

Puede ser la pintura, el baile, las ventas, el diseño gráfico, la fotografía, el desarrollo personal, los viajes… cualquier actividad que hagas y no sientas como un trabajo. Para mi es viajar.

Y allí estaba yo, con muchos miedos y dudas. Con la certeza de que estaba muy moldeada por la sociedad; necesitaba un destino en el cual desprenderme de convenciones y recibir un golpe de realidad. Necesitaba probarme a mi misma y salir de ese espacio de confort del que todos hablan pero del que pocos salen…

¿Por qué una favela en Brasil?

vista panoramica favela brasil

Vista panorámica desde nuestra casa en la favela de Vidigal

La gran parte de las veces no programas nada, sientes que te apetece, escuchas tu voz interior y le haces caso. Llegué a Río de Janeiro sin saber muy bien a dónde iba, qué iba a encontrar allí. Iba buscando una ciudad maravillosa, un clima inmejorable y gente acogedora. Encontré muchas cosas más en esa favela.

Había investigado sobre la pacificación que se llevó a cabo hace unos años en las favelas, sobre la situación actual de las bandas de traficantes, leí sobre algunos europeos que tenía sus vidas allí y que estaban haciendo cosas muy interesantes por la comunidad. Había muchas cosas que ofrecer, mucho que hacer. Por ejemplo, algo tan sencillo como aparecer en los mapas, saber cuantas personas vivían allí, organizar asociaciones culturales para niños y mayores… Me apasionó la idea y sin pensarlo demasiado, allí estaba, subiendo y bajando “el morro” en busca de casa para vivir.

Vidigal es una de las favelas más pacíficas de Rio de Janeiro.

Se distingue de las demás por su atmósfera artística y creativa. Allí hice un casting para entrar en un grupo de teatro brasileño, Nos do Morro, uno de los mejores de la ciudad. También me integré en un grupo de personas que amaban la naturaleza y desde la favela hacían labores de reciclaje, no puedes imaginar cuánto aprendí allí.
Teníamos cine de autor todos los Lunes, los Martes ensayo de teatro con posterior reunión y debate, los Miércoles oíamos pagode y funky en cajas de música más altos que muchos niños,  los Jueves era nuestra sesión de entrenamiento y subíamos al morro de dois irmaos y veíamos un atardecer como no hay igual, los Viernes comenzaba la fiesta (cientos de personas en la calle, bebiendo y comiendo), los Sábados estaba reservado para alguna barbacoa entre amigos con sus respectivas caipiriñas y los Domingos…más barbacoas de vecinos que nos invitaban a compartir sus historias personales, algunas de ellas muy impactantes, no todo fue alegría en ese lugar del mundo.

comunidad favela vidigal

Vivir en la favela no es solo alquilar una casa, te sientes parte de la comunidad y trabajas diariamente con ellos.

No había descanso. Y era lo que estaba buscando, situaciones que me estimulasen positivamente y me llevasen a descubrir qué quería realmente hacer con mi vida. Porque te voy a decir algo tan obvio que parece increíble que nunca me lo hubiese planteado antes: esperar haciendo la misma cosa que te hace infeliz no resuelve nada, las soluciones no vienen sola, ¡tienes que levantarte e ir a buscarlas!

Vidigal me enseñó a ser más realista, a dejar la prepotencia y oír historias de aquellos que son silenciados. Conocí a personas increíbles, de esas que te hacen evolucionar a grandes pasos, conviví con gente local que me explicó cómo vivieron el miedo día a día, la falta de dinero pero nunca, la falta de alegría.

Encontramos nuestro hogar: una casa al lado de un pequeño bosque lleno de monos y pájaros exóticos, una vecina que se convirtio en nuestra madre durante esos meses y una panorámica que cortaba la respiración desde “nuestra oficina”.

rutas favela Brasil

Allí nació la filosofía dnomad.club,

¿y si pudiésemos vivir y trabajar en cualquier parte del mundo?

Empezamos a estudiar la idea; no paraban de ocurrírsenos ideas sólo interrumpidas por algún mono que quería unirse a nuestra sala de trabajo, cientos de búsquedas, conferencias, decenas de libros que nos motivaban y muchas personas que nos inspiraban y hacían ver que sí, que era posible.
Lo teníamos claro, ese era el estilo de vida que queríamos e íbamos a conseguirlo.

Trabajamos mucho pero al mismo tiempo hicimos muchas cosas que, aunque en el momento no lo sabíamos, eran indispensables para esa forma de vida nómada. Al inicio intenté trabajar de acuerdo a mi profesión, pensé que podría compatibilizar un trabajo normal con otro remoto. Fui a la asociación de la favela y me propuse para trabajar en la mejora de la infraestructura, saneamiento y recolección de agua de lluvia de la favela. Era una necesidad básica carente y que tenía muy fácil arreglo. Aún así, no fue nada fácil conseguir concienciar a las personas que su dinero no iba ser desperdiciado ni robado, todo lo contrario, iba a ser invertido.
También trabajamos como gerentes de uno de los hoteles que había en la favela; organizamos fiestas, trabajamos con artistas plásticos, con cocineros expertos en germinación, hicimos artesanías y dulces caseros para vender, conciertos callejeros…no había límites, habíamos perdido el miedo al miedo.

cooperación social favela Brasil

Pero no habíamos cruzado el océano para quedarnos trabajando en un mismo lugar. Nos encantaba la favela pero teníamos sed de muchos viajes, muchos lugares y culturas, sed de mundo. Así que después de ese tiempo de adaptación, comenzamos a descubrir muchas páginas webs que ofrecían trabajos remotos. Sin mucho problema ¡nos encontramos trabajando para tres países simultáneamente: España, Portugal y Brasil!. Y todo desde un ordenador con buena conexión a Internet. ¡Aquello nos gustaba! Habíamos separado el lugar de trabajo del propio trabajo (podíamos trabajar con un impresionante paisaje frente a nosotros y hacer proyectos para todo el mundo). Sentíamos que habíamos descubierto la pólvora.

Y así pasaron seis increíbles meses, con base en nuestra querida favela, viajando por ese verde Brasil, trabajando para el mundo desde nuestros ordenadores, experimentando el trueque, conociendo a nómadas como nosotros y cargándonos de ideas para seguir con esta nueva forma de vida.

viaje moto Brasil

Y como te prometía en este artículo te traigo las cuatro lecciones de vida que descubrí en esa favela brasileña.

  1. No hagas caso a los medios de comunicación, a las noticias sensacionalistas y apaga de una vez para siempre la televisión. Busca tus propios recursos, habla con las personas, conoce los lugares por ti mismo. Nada es tan bueno como parece, ni tan malo.
  2. No te infravalores, lo imposible solo necesita un poco más para conseguirse. Antes de este viaje había dudado mucho, demasiado, para comprar un vuelo intercontinental. Si lo sientes, no lo dudes, es tu camino y todo saldrá bien. Eres lo suficientemente increíble y único para conseguir todo lo que te propongas.
  3. Somos afortunados de tener las libertades y oportunidades. Simplemente con que tengas acceso a un ordenador ya te hace parte de una ínfima parte de la población mundial. Tenemos el deber de aprovechar esa suerte para hacer la vida más fácil a otros. Ya sea en el trabajo, en tu familia o en organizaciones de voluntariado.
  4. Siempre y sobre todas las cosas, haz aquello que te haga feliz. No dejes que nadie te diga lo que tienes que hacer o lo que es posible. Es una batalla dura y te hará enfrentarte incluso a gente que quieres. Ámate y sé fiel a ti mismo. Sigue tus instintos, tu corazón. No hay nada más importante que eso <3

¿Y a ti?, ¿qué decisiones te han cambiado la vida?

Deja un comentario

Únete a la comunidad de nómadas digitales de DNomad.Club