Sin dinero para viajar: de Polonia a Turquía

No hace falta ser rico para viajar; la pasión lo es todo, el coraje lo necesario y la coherencia la base. Así lo planteo Pawel Waglewski cuando decidió que necesitaba probarse a si mismo y salir de su rutina. No marcó un objetivo fácil: salió de su casa en Starachowice (Polonia) y viajó hasta Estambul (Turquía) totalmente sin dinero. Sí, has leído bien, sin nada de dinero.

sin dinero

¿Y por qué sin dinero?

Él se formó en Economía en Italia, y ahí es dónde está la gracia, quería demostrarse que el dinero es necesario pero sin llegar a ser imprescindible. Vivir una experiencia en contacto con los sentimientos humanos y viviendo la naturaleza intensamente. Esta aventura duró un mes y la vuelta la completó en tres días a bordo de un camión que venía directamente para Polonia. Increíblemente cierto.

sin dinerosin dinero

Conocimos a Pawel haciendo Couchsurfing visitando pequeños lugares de Polonia (dónde realmente se encuentra la esencia de los lugares) y no podía creerme su historia. Lo que más me asombraba era cómo nacía una idea como esa y él me contestaba “fue un día como otro cualquiera, pero ya había pensado mucho sobre la opción de hacer algo realmente increíble, probarme a mi mismo, pero nunca era el momento perfecto”. Ese día volvió a casa, cogió una tienda de campaña y una pequeña mochila, el autostop hizo el resto.

Para comer no se complicaba mucho. Durante ese mes aprovechaba árboles frutales, hortalizas naturales o intercambiaba un par de horas de trabajo en un restaurante por un menú.

sin dinerosin dinero

Viajaba sólo pero nunca lo estaba. Las energías se atraen y eso hizo que estuviese con todo tipo de personas, el simple hecho de conocerlas le llevaba a dar el siguiente paso, todo era función de lo anterior y había coherencia entre las historias que le iban ocurriendo. Todo fluye cuando lo dejas fluir.

Pawel sin planificar nada acabó viviendo festivales en Eslovaquia, levantándose frente al mayor lago de Hungría, compartiendo casa con desconocidos en Bosnia, recorriendo Croacia en una vieja Volkswagen junto con dos alemanes,  disfrutando del fútbol en Montenegro, acampando frente al Palacio Presidencial en Albania, conociendo la verdadera bondad en Macedonia, viviendo con brasileños en Grecia y teniendo la imaginación suficiente para pagar el visado en Turquía y volver a casa.

sin dinerosin dinero

Después de leer esto, ¿no te da la sensación de que todo es posible?

Posted by in Vivir viajando

Deja un comentario

Únete a la comunidad de nómadas digitales de DNomad.Club