UnCambiodeAires que cambió sus vidas

¡Hola! Somos Silvia y Carlos, una pareja de Barcelona que desde hace poco vivimos en un pequeño pero acogedor apartamento en San José del Cabo, Baja California Sur, México. Silvia es guía (maestra) en una escuela Montessori y yo, Carlos, soy blogger al mismo tiempo que realizo distintos trabajos como freelance dentro del enorme mundo de las IT. Ahora nos encontramos en un momento de nuestras vidas muy bueno en el que nos sentimos felices con lo que hacemos y el estilo de vida que llevamos, aunque no siempre fue así.

uncambiodeaires6_dnomadclub

En 2010 teníamos “buenos” trabajos, piso de alquiler y 2 coches. Todo era perfecto. Teníamos dinero y nuestras carreras profesionales iban lanzadas, Silvia como auditora y un servidor como analista programador en una gran empresa tecnológica. En definitiva, teníamos ÉXITO en la vida pero, ¿era ese el “éxito” que queríamos? Obviamente no. Estábamos haciendo lo que se suponía que debíamos hacer en una sociedad que desde pequeñito te dice cuales son los pasos que tienes que dar pero la única verdad es que no éramos felices con nuestra rutina, obligaciones y horarios. Necesitábamos un cambiodeaires así que no se nos ocurrió nada mejor que dejarlo todo, agarrar las mochilas, subirnos a un avión e irnos a recorrer el mundo!
¡Nos volvimos completamente locos!
.

Uncambiodeaires

uncambiodeaires2_dnomadclub

Bueno, o así era como nos veían algunos amigos y miembros de nuestra familia, pero poco nos importaba. Digamos que simplemente no queríamos seguir dando vueltas en nuestra particular rueda de hámster, aquella que nos llevaba cada día a levantarnos a las 6 de la mañana para volver a casa a las 8 de la noche. 14 horas al día. 280 horas al mes. 3280 horas al año. Demasiadas horas de nuestra vida gastándolas en algo que no nos apasionaba, ¿no crees?

uncambiodeaires5_dnomadclub

Con los ahorros que teníamos pensábamos que no aguantaríamos más de 1 año de viaje pero al final la aventura duró 3. Comenzamos en Nepal, un país al que le tenemos especial cariño por ser dónde comenzó todo. De allí fuimos a la India, luego Tailandia, continuamos por Myanmar, Laos, Camboya, Vietnam, China, Malasia, Singapur, Filipinas, Indonesia, Australia, Nueva Zelanda, Islas Cook, Brasil, Argentina, Chile, isla de Pascua, Bolivia y Perú. Muchos países y mucho tiempo con la mochila a cuestas sin un hogar fijo, sin prisas, sin fechas marcadas, sin saber que nos deparaba el mañana o dónde íbamos a dormir por la noche. Unas sensaciones que no habíamos experimentado nunca y al contrario de darnos miedo, nos encantaban. Éramos libres.

uncambiodeaires1_dnomadclub

Aunque prácticamente todo el tiempo estuvimos viajando también vivimos aventuras laborales, algunas pagadas y otras a cambio de alojamiento y comida. La primera fue en Pekín durante 4 meses, luego Australia donde estuvimos 1 mes cuidando niños y por último, Nueva Zelanda, dónde trabajamos 6 meses en un restaurante gracias al visado Working Holiday. El dinero que ganamos lo invertimos en…exacto, seguir viajando y las “perras” que juntamos en Nueva Zelanda nos permitieron conocer Aitutaki, un atolón marino perdido en el Pacífico que en nuestra humilde opinión, ¡es lo más cerca que hemos estado nunca del paraíso!

uncambiodeaires7_dnomadclub

Ahora que ya han pasado casi 5 años desde que nos subimos a aquel avión rumbo a Nepal te podemos asegurar que aquella decisión que tomamos en su día fue la mejor decisión de nuestras vidas y aunque te suene a título de película de sobremesa, es verdad de la buena. Aunque salir de nuestra zona de confort no fue una tarea fácil. Tuvimos que renunciar a muchas cosas que no todo el mundo está dispuesto a renunciar y también teníamos miedos por supuesto. Ya no tanto por como nos iría el viaje, que también estábamos “acojonaos” claro, pero quizá nos preocupaba más el, ¿y después del viaje qué pasará?. Muy fácil, todo seguirá igual salvo una cosa, tú.

Habrás cambiado y no serás el mismo

uncambiodeaires3_dnomadclub

Cuando uno viaja con lo puesto durante varios meses empieza un proceso de cambio personal y de valores. Te das cuenta de que aquello que en teoría era lo mejor para ti, de repente deja de serlo. Aprendes a vivir con menos, dejas de acumular cosas que carecen de valor y ¡sorpresa!, ¡te sientes más feliz!. También abres y expandes tu mente porque conoces otras culturas y distintas formas de ver el mundo. Rompes con la rutina y experimentas la libertad real. Superas tus miedos y te haces más fuerte porque te conoces mejor a ti mismo y creces como persona. Conoces gente nueva con la que conectarás de por vida y, además de todo eso, también descubrirás lugares increíbles.

uncambiodeaires4_dnomadclub

Así que si todavía estás aquí leyendo nuestra historia, una de dos, o te hemos caído en gracia o ya llevas tiempo pensando que quizá tú también necesites uncambiodeaires en tu vida. Si es eso lo que de verdad quieres, atrévete, da el paso. No olvides que si siempre haces lo que siempre has hecho, siempre obtendrás lo que siempre has obtenido. 

Muchos viajes 🙂

Silvia y Carlos
www.uncambiodeaires.com 

Deja un comentario

Únete a la comunidad de nómadas digitales de DNomad.Club