Viajando, la mejor de las terapia

¿Si pudieras elegir cualquier cosa ahora mismo, elegirías estar dentro de una oficina de 8 a 20 horas todos los días de tu vida?. Apuesto a que no. A muchos de nosotros nos encantaría vivir viajando, y eso tiene una sencilla explicación; viajar es vivir sin tener nada predefinido, es el verdadero teatro del mundo dónde nada está previsto, desaparecen las rutinas, los días interminables, repetitivos y tu instinto comienza a funcionar como loco; todo puede provocar una gran curiosidad y creatividad.

pasaporte1

Viajar me hace sentir humilde y el tiempo se hace elástico (hay días que parecerán semanas o minutos años). El día se transforma en un continuo aprendizaje y tus sentidos despiertan toda tu energía; la grandeza de todo aquello que aún tienes por descubrir: el mar en el Ártico no es tan frío como dicen ni el desierto del Sahara tan solitario. Estás tú con tus consecuencias, tus experiencias y una continua pregunta, ¿cómo siendo el mundo un lugar tan diverso voy a vivir toda mi vida en la misma ciudad, rodeada de las mismas personas, comiendo la misma comida y sintiendo los mismos estímulos?

pasaporte3

Las raíces siempre vendrán conmigo pero me encanta seguir lo que siento, descubrir para encontrarme a mi misma y poder ser más honesta con los demás. No se trata de vivir viajando durante un mes, volver a casa y seguir con la rutina anterior, estoy hablando de adoptar una vida realmente nómada. La vida es demasiado corta para ser pequeña.

Vivir viajando, trabajar viajando, conocer viajando, enamorarse viajando, evolucionar viajando, ser feliz viajando, viajar sin destino, viajar sola o acompañada, viajar con o sin confort, viajar sin descanso, creciendo siempre tanto personal como profesionalmente. Viajar, viajar, viajar. Y cuando quieras descansar de viajar, pasa tiempo con tus seres queridos, disfruta al máximo de ellos. No es lo que sientes es cómo lo sientes.

viajar

Y lo mejor o peor de todo es que una vez que pruebas esta libertad…es imposible volver atrás. Te das cuenta  de que prefieres un pasaporte lleno de sellos que una casa llena de cosas. Son sólo cosas, realmente no te definen. Somos mucho más que ese consumismo que ha veces nos ciega.

Si tú, mientras estás leyendo esto, estas sintiendo como tu corazón se acelera y estás de acuerdo con la mayoría de las ideas que lees…¡es tú momento de coger fuerza y cambiar tu destino!. 

Vivir viajando nunca fue tan fácil

Deja un comentario

Únete a la comunidad de nómadas digitales de DNomad.Club