Vive como viajas

Somos Vero y Nacho de Necochea, una ciudad de la costa atlántica de Argentina y venimos recorriendo Sudamérica hace un año y medio, en una casita/taller con ruedas, que llamamos La Bartola.

Nos preguntábamos desde cuando habíamos sembrado esta semilla de andar por el mundo y nos remontamos a nuestro primer viaje por la Provincia entrerriana de nuestro país, a esa primer sensación de transitar lo desconocido, de sentirse libre. Pero a la vez me convenzo de que en verdad todos traemos ese alma viajera desde siempre, dormida o más despierta, que en muchos casos decide explorar y explotar los deseos y sueños que la movilizan, pero en muchos otros queda atrapada por los miedos, las inseguridades o la simple comodidad. Aunque, me digo, tampoco la cuestión es viajar, sino más bien, decidirnos a hacer lo que soñamos.

vive-comoviajas_dnomadclub1

Habíamos hecho un viaje a Centroamérica en el 2012 que nos implicó dejar trabajos, rutinas y apegos y produjo un quiebre importante para darnos cuenta que sí se puede, lo que sea que deseemos. Y así empezó a nacer este proyecto de dar la vuelta por Sudamérica.

Armamos despacito y con mucho cariño una camioneta –Peugeot, Boxer- para convertirla en lo que sería nuestra casita por bastante tiempo. Cama, cocina, muebles, alacenas, baño, lavatorio, todo en pequeño pero a la vez bien grande para la cantidad de aprendizajes que cargaría y las muchas personas que pasarían por ella. Y así salimos, un abril de 2014, con el corazón abierto para todo eso que el mundo nos regalase, con paciencia y confianza para las adversidades que se presentaran y unas ganas de vivir que nos desbordaban por las ventanillas de La Bartola.

vive-comoviajas_dnomadclub3vivecomoviajas_dnomadclub

No teníamos rutas marcadas, ni tampoco sabíamos qué haríamos para sobrevivir y poder avanzar, pero sentíamos que los caminos se iban a presentar solos, dejándolos fluir, y que para sobrevivir debíamos desplegar todas las herramientas de la vida que teníamos, ser creativos y abrirnos a nuevas oportunidades. Yo (Vero) había hecho un curso alguna vez de encuadernación artesanal y probando alguna de las tantas ideas que se nos ocurrieron, hicimos nuestros primeros cuadernos, sin saber que La Bartola pronto se convertiría en una casa/taller y nos llevaría a recorrer Sudamérica ofreciendo cuadernitos con hojas en blanco para llenar de sueños, deseos, proyectos viajes y despertar a todos esos soñadores dormidos. Así es como llevamos un taller a cuestas, creciendo cada día, dando talleres y sembrando bitácoras de viajes por todos los rincones.

vive-comoviajas_dnomadclub

Ahora nos encontramos en Ecuador, después de haber recorrido parte de Argentina, Uruguay, Brasil, Bolivia y Perú, convencidos que lo único difícil para viajar es tomar la decisión de salir, de dar ese primer paso que deje atrás los miedos que no nos permiten avanzar, la comodidad que nos mantiene inmovilizados y sin sorpresas y confiar, porque el camino siempre te abre puertas, te regala familias, paisajes, momentos, amigos y tierras por caminar, te ayuda a enfrentar los desafíos de la ruta, a aprender el desapego y a desaprender todo eso que nos limita, para expandirnos al máximo.

Seguiremos camino al norte, para recorrer Colombia, Venezuela y tantos otros lugares que se nos presenten, agradecidos por tanto aprendizaje, por tantos maestros que nos regaló la sincronía del movimiento, por la sabiduría que te da tomar perspectiva, por la profundidad de mirar a los ojos, de ver en la diferencia la hermandad que nos une, por respirar el aire puro de las montañas, el verde de la selva, sentir el viento del mar en la cara, tantos abrazos, tanta intensidad. Porque como dijo otro viajero, al salir nos advierten sobre muchos peligros, pero nunca nos advierten la belleza de viajar. Y sobre todo, la belleza de viajar hacia adentro nuestro.

Vero y Nacho. Vive como viajas

Únete a la comunidad de nómadas digitales de DNomad.Club